• Aneurisma

    DEFINICIÓN

    Dilatación localizada de un vaso sanguíneo, especialmente de la aorta o de una arteria periférica.

    Se considera generalmente que los aneurismas son el resultado de una debilitación localizada de la pared vascular. Las causas específicas son la arterioesclerosis, la necrosis medial quística, la infección sifilítica o micótica, la aortitis y los traumatismos. Puede haber una tendencia familiar, especialmente para ciertos aneurismas de la aorta.

    ANEURISMA DE AORTA ABDOMINAL

    El aneurisma de aorta abdominal (AAA) representa el 60% -70% de todos los aneurismas del organismo (exceptuando los aneurismas intracerebrales). Por lo tanto es el aneurisma que se presenta con mayor frecuencia.
    Aunque su etiología no ha sido del todo aclarada si está demostrado que lo padecen mucho más frecuentemente los hombres que tienen factores de riesgo cardiovasculares (sobre todo tabaquismo) y que afecta de forma excepcional a las mujeres. Por ello, su incidencia y prevalencia aumenta con la edad y la presencia de los factores relacionados con la arterioesclerosis.
    Los estudios de prevalencia de la enfermedad señalan que el AAA afecta aproximadamente al 10-15% de los hombres mayores de 65 años, pudiendo llegar a cifras del 20% en hombres mayores de 80 años con varios factores de riesgo. Además la historia natural del AAA es hacia el crecimiento y la rotura, y la mortalidad global de la rotura del AAA es aproximadamente del 80-85%.
    Cuando el diámetro del aneurisma supera los 50-55 mm el riesgo de rotura empieza a ser considerable. Aunque no hay cifras fiables de su incidencia en nuestro medio, en Estados Unidos el número de muertes ocasionadas por los AAA es similar a las que ocasiona el cáncer de próstata y ligeramente inferior a las que ocasiona el cáncer de pulmón.
    Debido a que estamos hablando de una patología asintomática en la inmensa mayoría de los casos hasta su rotura, es necesario detectarla antes de que esta aparezca. Para ello es imprescindible realizar algún tipo de detección precoz.
    La medida más eficaz para la detección precoz del AAA es la realización de una ecografía abdominal con el objetivo de determinar el diámetro de la aorta abdominal.
    Los aneurismas de la aorta pueden desarrollarse en cualquier sitio en toda la longitud de este vaso, pero 3/4 se encuentran en la aorta abdominal. Los aneurismas de la aorta torácica como los que se extienden desde la aorta torácica descendente al abdomen superior (aneurisma toracoabdominales) constituyen 1/4 de los aneurismas aórticos.
    Los aneurismas aórticos pueden ser fusiformes o, menos frecuentemente, saculares. Los aneurismas fusiformes se caracterizan por el ensanchamiento circular de la aorta, mientras que los seculares representan ensanchamiento localizados de la pared aortica. Muchas veces las paredes de los aneurismas aórticos están recubiertas por un trombo laminar.

    ETIOLOGÍA (CAUSAS)

    La arterioesclerosis, la enfermedad asociada con más frecuencia con los aneurismas aórticos, puede debilitar la pared de la aorta, haciendo que esta se expanda. La hipertensión y el consumo de cigarrillos contribuyen al proceso degenerativo. Los aneurismas traumáticos, arteríticos y micóticos son causas menos frecuentes. Los aneurismas micóticos se presentan en sitios de infecciones bacterianas o fúngicas localizadas en las paredes aórticas o arteriales. Esos puntos de infección suelen ser el resultado de una infección metastásica por septicemia, causada con mucha frecuencia por la endocarditis infecciosa. La infección puede también difundirse localmente a las paredes vasculares y los aneurismas aórticos o arteriales preexistentes pueden infectarse, en general, por siembra hematógena. Aunque virtualmente cualquier germen bacteriano o fúngico puede infectar los aneurismas, las especies Salmonella tienen preferencia por los tejidos vasculares.

    ANEURISMAS DE LA AORTA TORÁCICA

    Los trastornos congénitos del tejido conjuntivo (p .ej., síndrome de Ehlers-Danlos, síndrome de Marfan) dan lugar, típicamente, a una necrosis medial quística que afecta a la aorta proximal y puede provocar aneurismas (típicamente fusiformes).
    Una forma frecuente de aneurisma aórtico torácico afecta al ensanchamiento de la aorta proximal y a la raíz de la aorta provocando una insuficiencia aortica (ectasia anuloáortica). Aproximadamente el 50% de los enfermos con ectasia anuloáortica tienen un síndrome de Marfan o una variante de esta enfermedad; en el resto, el cuadro es idiopático.
    La sífilis terciaria es una causa no frecuente de aneurismas. Los aneurismas causados por la sífilis se encuentran típicamente en la raíz de la aorta y en la aorta ascendente. Los aneurismas traumáticos siguen con mucha frecuencia a los traumatismos torácicos romos y se localizan típicamente en la aorta torácica descendente cuando esta queda fijada a la jaula torácica posterior. Sin embargo, suelen ser falsos aneurismas, es decir, contienen los hematomas resultantes de la sangre que ha salido por la pared aortica desgarrada. Entonces muchas veces aparecen tardíamente en la radiografía del tórax, después de graves lesiones torácicas romas.

    ANEURISMAS POPLÍTEOS, ILIACOS Y FEMORALES

    Los aneurismas arteriales periféricos más frecuentes son los de las arteriales poplíteas. En este lugar son bilaterales en el 50% de los casos y se asocian, frecuentemente, con AAA. Aunque los aneurismas poplíteos raramente se rompen, pueden servir como foco para la oclusión trombótica aguda de la arteria poplítea afectada, amenazando el pie del lado afecto. Los trombos dentro del aneurisma pueden provocar embolias distales.
    Los aneurismas poplíteos se descubren generalmente por la exploración física y se confirman por ecografía o TC. El Angio TAC o la Angio RMN puede confirmar también el diagnostico y valorar la circulación distal al aneurisma.
    Es aconsejable la resección quirúrgica de los aneurismas poplíteos y la sustitución del segmento extirpado por un injerto. Los aneurismas de las arterias iliacas y femorales deben también repararse cuando son del doble del tamaño normal o son sintomáticos.

    ANEURISMA DEL MIEMBRO SUPERIOR

    Los aneurismas del miembro superior son raros. Los aneurismas de la arteria subclavia a veces se asocian con costillas cervicales. Una vez extirpada esta, se reseca el aneurisma y se sustituye con el injerto.


    Síntomas, signos y diagnóstico

    Los AAA pueden provocar dolor, que es típicamente profundo, penetrante y visceral, experimentando de forma muy destacada en la región lumbosacra. El dolor es, en general, estable. El enfermo puede acudir con conciencia de un latido abdominal anormalmente destacado. Sin embargo, los aneurismas muchas veces se hacen muy grandes y pueden romperse, sin síntomas previos.…

    Leer más...

    Pronóstico y tratamiento del Aneurisma

    La rotura de un AAA suele ir precedido de un dolor agudísimo en el abdomen inferior y la espalda, con sensibilidad del aneurisma. Según la gravedad de la hemorragia, pueden producirse rápidamente un shock hipovolémico y la muerte. La rotura o la amenaza de rotura es una urgencia quirúrgica. El riesgo operatorio del aneurisma roto…

    Leer más...